Los daños colaterales de la medicina

daños medicina

Conoce ahora los efectos secundarios que puede producir los tratamientos médicos para algunas enfermedades por las cuales nos enfrentamos actualmente. En muchas ocasiones el tratamiento de la enfermedad puede ocasionar graves daños colaterales.

Extirpación preventiva de ovarios (ovariectomía)

Es una estrategia para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama y ovarios. Debido a que estos últimos son la principal fuente de estrógenos; honnona que incrementa la probabilidad de las enfermedades. Se aconseja cuando la mujeres considerada con alto riesgo, es decir, tuvo un resultadopositivo en la prueba de anomalía de los genes conocidoscomo BRCA1 o BRCA2, además de contar con antecedentesfamiliares de cáncer de mama, de ovario o ambos.

Posibles riesgos

Extirpar los ovarios antes de los 45 arios y de la llegada dela menopausia (lo que suele ocurrir hacia los 51 años aproximadamente) aumenta el riesgo de desarrollar afeccionescrónicas como depresión, colesterol alto, cardiopatía, artritis,asma, enfermedad pulMonar obstructiva crónica y osteoporosis. Asimismo, desencadena la menopausia en las mujeresque todavía no han atravesado por ella.

Terapia hormonal en la menopausia

Se usa para mar os síntomas como los acaloramientos (sensación de bochornos) y la sudoración. Las hormonas comúnmente utilizadas son el estrógeno y la progesterona (a la progesterona y a los medicamentos que actúan como esta, se les llama progestinas); a menudo, las dos se usan en
una terapia hormonal combinada, pero algunas mujeres reciben estrógeno por sí solo.

Posibles riesgos

  • El estrógeno alivia los síntomas de la menopausia, pero aumenta el riesgo de cáncer uterino; agregar una progestina al estrógeno reduce el riesgo de cáncer endometrial, por esta razón, la terapia combinada se administra a mujeres que aún conservan su útero.
  • La terapia de estrógeno y progestina está vinculada a un mayor riesgo de padecer cáncer de seno; cuanto más tiempo se reciba, más aumenta el riesgo. Sin embargo, después de tres años de haber dejado de recibir las hormonas, el riesgo vuelve a igualarse al de las mujeres que nunca recibieron tal terapia. Los cánceres de seno en las mujeres que reciben la terapia de estrógeno y progestina tienen más probabilidades de ser descubiertos cuando se han extendido fuera del seno, ya que esta terapia está vinculada a un aumento en la densidad de los senos, lo cual dificulta la detección de los tumores en el mamograma.
  • Las mujeres que toman estrógeno y progestina (progesterona) después de la menopausia tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de ovario; aunque disminuye con el tiempo, después de que se interrumpe la terapia hormonal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*